Las diez kasinas – Objetos de meditación (1ra Parte) 2


Los 40 objetos de meditación (kammatthana)

Índice

Diversos fueron los objetos de meditación prescritos por el Buda para el desarrollo de la meditación samatha (meditación de la serenidad), siendo el más conocido la contemplación de la respiración (anapanassati). Estos objetos de meditación clasificados en distintos grupos de acuerdo a sus características. La prescripción de estos responde al hecho de que cada persona posee un tipo de temperamento distinto, por lo que es posible que la práctica ideal para uno sea distinta para otro; estos 40 objetos de meditación fueron agrupados de la manera siguiente:

  1. Los diez vehículos contemplativos (kasinas)
  2. Las diez impurezas (asubha)
  3. Las diez reflexiones (anussati) [Próximamente]
  4. Los cuatro inmensurables (brahmavihara) [Próximamente]
  5. Las cuatro absorciones inmateriales (arupa-jhana) [Próximamente]
  6. Reflexión en lo indeseable de la comida (ahare-patikulasañña) [Próximamente]
  7. Análisis en los cuatro elementos (catudhatuvavatthanam) [Próximamente]

Las diez kasinas

Una kasina es un vehículo que representa una cualidad en particular utilizada como soporte para la concentración. Estas diez kasinas están compuestos de la manera siguiente:

Kasinas basadas en los elementos

  1. Kasina de la tierra
  2. Kasina del agua
  3. Kasina del fuego
  4. Kasina del aire

Kasinas basadas en los colores

5. Kasina azul
6. Kasina amarillo
7. Kasina rojo
8. Kasina blanco

Kasinas particulares

9. Kasina de la luz
10. Kasina del espacio limitado

Una persona que seleccione uno de estos objetos debe implementarlo de la manera siguiente: Suponiendo que el objeto de contemplación seleccionado sea la kasina de la tierra (pathavi-kasina) el practicante debe fijar su mirada en algún punto de la tierra y repetir la nota mental de pathavi, pathavi, pathavi o tierra, tierra, tierra. Luego de haber repetido esta contemplación por algún tiempo, una imagen vívida del vehículo de la tierra aparecerá en la mente como si esta hubiese sido percibida por el ojo. Esta aparición de una imagen mental es llamada la imagen adquirida (uggaha-nimitta). Tan pronto esta imagen se fije y se sostenga en la mente de manera estable, uno puede [meditar en el objeto] en cualquier lugar ya sea asumiendo la postura sentada, caminando, parada o acostada. Se debe entonces continuar la contemplación haciendo uso del ‘uggaha-nimitta’ (la imagen mental adquirida) realizando la nota mental ‘pavathi, pavathi’ o ‘tierra, tierra’. Durante el tiempo de esta contemplación puede suceder que la mente no se mantenga fija en el objeto, sino que se distraiga con otros objetos (placer, aversión, sopor, agitación o duda), estos son obstáculos de la meditación, por tanto se observa su surgir y devenir, para seguido volver a la ‘uggada-nimitta’ [imagen mental adquirida] de nuestro objeto recitando la nota mental de ‘tierra, tierra’. En caso de que se pierda la imagen mental adquirida, el practicante debe volver al lugar donde se encuentra el vehículo de tierra seleccionado y contemplarlo nuevamente recitando la nota mental de ‘tierra, tierra’ hasta que la imagen mental sea recuperada. Este mismo procedimiento debe ser aplicado en las demás kasinas de acuerdo a la seleccionada por el practicante.

Kasinas

Kasina de la tierra

Al contemplar de manera repetida la imagen mental adquirida por largo tiempo, la imagen adopta una apariencia sumamente brillante y cristalina. A esta imagen se le define como imagen equivalente (patibhaga-nimitta). Todo el tiempo la mente está libre de los obstáculos y se mantiene según sea dirigida en la imagen equivalente. Este estado mental es definido como ‘concentración vecina’ (upacara-samadhi). Ahora, mediante la constante fijación de esta concentración vecina en la imagen equivalente la mente alcanza un estado en el que se hunde dentro del objeto y se mantiene fijado a este. Este estado de fijación y calma de la mente es llamada ‘adquisición de la concentración’ (appana-samadhi). De acuerdo a los cuatros niveles de adquisición de la concentración: primer, segundo, tercer y cuarto jhana.

Para el caso de las Kasina de los colores, se pueden utilizar métodos artificiales para la recrear el color seleccionado, para este fin el practicante hace uso de una cartulina o material que posea el color de su objeto, y procederá a cortar el mismo de manera circular similar a un disco. Este disco se colocará frente al practicante el cual fijará su mirada en el mismo y seguirá el proceso anteriormente mencionado.

Ryokan

Referencia:

  • Visudhimagga – Buddhaghosa

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 ideas sobre “Las diez kasinas – Objetos de meditación (1ra Parte)