¿Los Budistas creen en los espíritus?


¿Los Budistas creen en los espíritus?

Tesoro nacional de Japón, Gaki Zoshi, representa los fantasmas hambrientos (Petas), pintura del siglo 12

Tesoro nacional de Japón, Gaki Zoshi, representa a los fantasmas hambrientos (Petas), pintura del siglo 12

El Buda confirmó la presencia en el mundo  de seres no-humanos invisibles al ojo desnudo. La existencia de estos seres ha sido verificada a través de los años por meditadores talentosos que han desarrollado las facultades necesarias para percibirlos. La gran mayoría de los Budistas que no son capaces de verificar la verdad en este tema deciden tomarlo en base a la confianza.  Otros de una disposición más escéptica se reservan su opinión.

Los maestros Budistas consideran que es de mayor importancia instilar una sabía actitud hacia estos seres invisibles que de estimular fé en la creencia de la existencia de estos. El Buda enseño que todos los seres sin excepción nos acompañan en la trayectoria errante del reino de la muerte y el nacimiento, por lo que no debemos adorarlos o sobornarlos con ofrecimientos. Los Budistas son enseñados a cultivar una actitud de respeto y bondad hacia los seres no-humanos. Al hacer esto generan una actitud positiva en los seres, los cuales no representarán ningún peligro. Hay casos donde el fenómeno percibido como espíritu es simplemente producto del subconsciente humano, esa misma actitud es la más sanadora.

Más preguntas y respuestas AQUÍ

Fuente:

  • Without and Within – Ajahn Jayasaro

Ryokan Opina

Existen diversas historias de meditadores que experimentan lo que al parecer son eventos sobrenaturales; es probable que el elemento de creencia incida considerablemente en como cada quien interpreta estos eventos dentro de su espectro de experiencia, lo que algunos calificarían de contacto con seres no-humanos otros lo definirían como alucinaciones de un estado mental alterado, sin embargo la experiencia fundamental es la misma, ya sea por medio de la audición, el gusto, el tacto, la visión, el olfato, o través de un evento mental, nuestra relación debe ser la misma, como mencionaba Ajahn Jayasaro, la actitud de respeto y bondad es la más sana independientemente de la causa o interpretación que les demos a estas experiencias inusuales.

La historia de Milarepa (uno de los yoguis más reconocidos del Tibet, siglo XI), mientras meditaba en una cueva llena de seres insanos es una de la más conocidas. Milarepa estaba retirado en las montañas y había elegido una cueva para recluirse en meditación, durante su práctica fue acosado por cientos de demonios que perturbaban su práctica. Este probó varios métodos para apaciguar a estos seres: recitando mantras, realizando distintos mudras, meditando intensamente y dirigiendo su compasión a ellos. Muchos se desvanecieron, pero había uno muy persistente que no se iba. Finalmente este ser se rindió cuando Milarepa con total actitud amistosa y compasiva acepto todo lo que el ente desease hacerle, con total disposición Milarepa lo venció utilizando amor bondadoso.

~Ryokan

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.